martes, 9 de enero de 2018

XUL SOLAR La magia de Xul Solar parte 2 (continuación)

La magia de Xul Solar  parte 2 (continuación)

por Hugo A. Kliczkowski Juritz

La parte 1 se puede leer en este link: 
http://hugoklico.blogspot.com.es/2017/11/la-magia-de-xul-solar-por-hakj-parte-1.html

Sus pinturas, los ángeles y los dioses
Xul Solar provoca una atracción y un interés especial con sus pinturas y dibujos.
Borges aseguraba que era un pintor místico, un poeta, como nos aclara en una conferencia que dicta en 1965:

“Creo en la facultad visionaria……y creo en la verdad de aquello que los ángeles le contaron a Xul”. "Sus pinturas son documentos del mundo metafísico en que los dioses toman las formas de la imaginación que los sueña".

A través de sus pinturas descubrimos cuál era su comprensión del mundo y cual su espíritu, en una geometría mágica de signos, símbolos, líneas, y formas en el espacio.
Con un lenguaje artístico y arquitectónico diseña sus ciudades imaginarias que dota de colores y transparencias.


Rua Ruini. 1949. 35 cm x 50 cm
Se nutre del Simbolismo, un movimiento que une a artistas visuales con artistas literarios, como Jan Toorop (holandés 1858~1928) y Edvard Munch (noruego 1863~1944), quienes refuerzan sus ideas con recursos similares, de línea, ritmo y color.

Tú y yo. 1923. 55,6 cm x 45 cm

Prefería realizar sus obras en un formato pequeño, por eso llama la atención un dibujo que realizó sobre papel pintado en tempera de más de 2 metros de alto titulado “7 sishis”, pensado para un gran espacio de meditación pedido por un grupo de estudios esotéricos de Montevideo.

 “en Xul es precisamente su confianza en la capacidad transformadora de la arquitectura sobre la cultura, la que lo lleva a la formulación de nuevos espacios arquitectónicos”. Patricia Artundo


Su mundo
Decía “Me haré un mundo…poblado de seres espirituales, símbolos, mitos…”
Un mundo que enriqueció con la Cábala, las religiones hinduístas, el pensamiento chino, las mitologías prehispánicas, la fantasía, y su búsqueda de lo desconocido.
Xul escribe:


“! Oh! ¿Qué manos, qué llamadas, me llevarán al aire puro, al sol radioso y al satisfecho mediodía?...¡encontraré el camino; si no lo hay,… me haré un mundo!” 1

Grafía. 1962. 33,8 cm x 25,9 cm 

Creó ese mundo, su materia fue la creación, el estudio y la meditación.

Nos dice:


 “Mis cuadros, 12 al menos, y mi poema dramático musical, a todas horas, 
serán mi obsesión...”. 

Esto está reflejado en su diario personal, como nos recuerda el ingeniero e investigador de arte Mario Gradowczyk (argentino 1932~2010):

“Xul menciona la existencia de doce pinturas y un poema dramático y musical –desconocidos-, la esperanza de un empleo que no llega (...), enfermedad, llanto, orgullo, fracaso, amor, cadenas, lucha, tristeza, muerte –y también la vida-, deseos estrangulados, la soledad, el desengaño, aspiraciones espirituales, hermanos, hijos, mundo; un destellante pantallazo de sus sufrimientos e ilusiones”.


“Puerto Azul”, acuarela


Puerto Azul. 1927. 61,5 cm x 45 cm
Al regresar en Junio de 1924 de su larga estancia en Europa, casi no reconoce la ciudad que dejó 12 años atrás, Buenos Aires ha cambiado mucho, se ha modernizado.
Tanto cultural como físicamente, el progreso se nota en las máquinas, las fábricas, las usinas, y sobre todo en sus múltiples medios de transporte.

En 1927 transmite esa visión en su obra “Puerto Azul”, acuarela sobre papel de 28 x 37 cm:

“Muestra un barco con una rueda propulsora y una desproporcionada 
chimenea humeante, escaleras, respiraderos, antena de radio, 
banderas, marineros. Sus planos están pintados en colores cálidos.
 El puerto se afirma sobre pilotes y sus edificios son multicolores, construidos 
con cuadrados y triángulos rojos, violetas, amarillos, naranjas,
 verdes y celestes. Hay chimeneas, banderas, antenas, cadenas con ganchos, hombrecitos que observan, trabajan, caminan, saludan o se arrojan al agua.
 Un nadador parece perseguido por uno de los peces, que nadan pero que 
también vuelan por el cielo. Un buzo desciende al agua con escafandra y traje.
 Un sol rojo domina el espacio. Produce una impresión de movimiento, 
de goce, de alegría”. 2

“Vuel Villa”. Una villa volante
Vuel Villa. 1936. 54 cm x 44,1 cm

Xul describe su cuadro “Vuel Villa” realizado en 1936: 

“Alguien en Buenos Aires tenía ya, desde varios años algún proyecto en boceto, 
de una ciudad, digámosle villa, que cualquier día podría presentarse en el horizonte, asomarse por entre las nubes, aparecer en cualquier lugar del aire donde 
no había nada el día antes, es decir, una villa que flote, derive o navegue 
por el aire, una villa volante, una Vuelvilla…”

“Para colgar un cuadro de Xul Solar debemos agrandar nuestra casa, No solo materialmente, sino espiritualmente”. Rafael Squirru

Lita, su joven esposa
Micaela Cadenas a la que llaman “Lita”, nace en España y a los 2 años llega a la Argentina  (1902~1988), junto a otras jóvenes alumnas concurre a los cursos que Xul dicta sobre temas religiosos y espirituales.
Años más tarde Xul le confiesa a su amiga y poetiza Olga Orozco (argentina 1920~1999), que en su carta astral, la confluencia de dos planetas le  impedían contraer matrimonio.


Pero….hubo un respiro de 48 horas a ese impedimento que le permitió un martes 13 de agosto preguntarle a Lita si se casaría con él.

Xul tenía 59 años, Lita 44.
Quizás imbuida de ese destino, Lita leía las interpretaciones de las cartas que Xul diseñaba, como profundo conocedor de la astrología. 

Le ayudó a ordenar su vida y sus papeles, años más tarde promueve la creación del museo y el Pan Klub.




Regresó –de Europa-  y se encerró en su guarida de calle Laprida. Y sin 
embargo, cuántos viajes maravillosos hizo. Precisamente es la 
libertad intrépida en el corazón de la quietud lo que 
caracteriza a Xul", Álvaro Abós 

El Tigre

En 1954 compran una casa en el Tigre, (una típica construcción del delta, apoyada sobre pilotes con base de material y madera). Xul y Lita fueron transformando esa construcción precaria en un lugar “para vivir y crear”.
Iban a la estación Retiro donde tomaban el tren para dirigirse al Tigre, allí se embarcaban en una lancha de pasajeros (llamadas lanchas colectivas) que navegaba hasta un muelle sobre el río Luján y el canal Villanueva. 
Luego realizaban un paseo de 300 metros por un sendero de tierra bordeado de helechos y lirios, hasta llegar a la casa ubicada en el embarcadero “Los Ciruelos” en Villa La Ñata. 






En la parte baja de la casa había un ambiente, donde aún se conservan los viejos sillones de jardín. Arriba el atelier de Xul con un pequeño anafe y 3 habitaciones, una para los invitados y 2 para la pareja, cada uno tenía su habitación.

Su fértil imaginación hace que llame al río Lujan “Li Tao”, “Li” por su esposa Lita y “Tao” por su significado en chino de “camino”. 

Hasta 1957, lo utiliza de taller, al que llama  “Rio Lujan”, a partir de  ese año se instala en él en forma casi definitiva hasta su muerte.

Durante esos años intensifica su interés en la ciencia que trata del origen y la evolución del universo, y lentamente y sin pausa va trasladando su biblioteca.
Plasma una cosmogonía en sus cuadros donde superpone un mundo acuático a otro aéreo, son sus arquitecturas imposibles, plenas de figuras, escaleras, puentes y mensajes cifrados, con una paleta de colores muy rica. Los mismos colores que supo sacar de sus obras para trasladar a su casa taller.

Álvaro Abós (argentino 1941) en su libro “Xul Solar, pintor del misterio”,  rescata esta frase escrita en neocriollo sobre las islas del Tigre: 3

"En las islas de más arriba, por Entre Ríos i Santa Fe, ya no hai gringos 
sino criollos ó indios mui pocos que viven de pesca i caza, no cultivan. 
Uno dellos se hizo un cerco redor su rancho con yacarés clavados 
en el suelo, i claro que hedían".



Sigue existiendo una tranquera que Xul construyó y pinto de amarillo, rojo y celeste. La casa la ha cuidado Martha Rastelli de Caprotti, (a quien menciono mas adelante cuando la conocí en el museo de la calle Laprida, quien es actualmente responsable de la casa de Xul Solar) amiga desde hace décadas de la familia, con quienes convivió y participó en las reuniones y tertulias de la calle Laprida.
Por suerte para todos nosotros desde el 14 de Octubre de 2017, su casa-taller es otra obra más para apreciar, La Fundación Pan Klub, depositarios de su legado, el Museo Xul-Solar y el Municipalidad del Tigre la han puesto en valor.


Allí no se exhiben obras, aunque sí su casa-taller que construyó utilizando y adaptando elementos del lugar en ventanas y puertas, esa también ha sido su paleta de colores. 

Por fuera, una escalera a cielo abierto,  materializa un elemento habitual de sus pinturas.

La reconstrucción seguirá los próximos años, y  tiene entre otras tareas recuperar el muelle que usaba para desayunar o ver el atardecer.

En muchas de sus pinturas incluye proyectos para las casa del Delta. Verónica Tejeiro, curadora del MAT (Museo Arte del Tigre) integrante del equipo que realizó su catálogo razonado comenta:


“Recorrer estos ambientes invita a pensar en todas aquellas cosas con las 
que se decoran las casas”. “La austeridad fue su filosofía. Su afán 
no era ser una estrella de rock”. “Fue un oasis donde meditar, hacer
 gimnasia y pasar el tiempo en contacto con la naturaleza”

En ese oasis trabajo y realizó gran parte de sus grafías y retratos-grafías, y más de 270 pinturas.

Lucila Rolón nos acerca a sus vidas cotidianas:

 “Todo lo que hay acá lo hicieron Lita y Xul. Las camas de una plaza tienen baúles debajo para guardar la ropa necesaria. Las ventanas del piso del atelier las 
diseñó y las pintó Xul, son sus geometrías y sus colores los que sostienen 
estos vidrios. Todo es original”, Se abren hacia lados extraños, están hechas 
incluso de cucharas de madera y otros elementos nobles que el artista colectaba. Rojo, amarillo y celeste mandan acá arriba.
 De fondo, el cielo y las copas de los taxodium que trajo con ayuda de sus amigos desde Paraná. Una gran X de madera se esconde entre las texturas de la puerta de salida hacia las escaleras. Veníamos a visitarlos y a pasar el día juntos.
 Cuando llegabas, tenías que hacer 100 bombazos de agua, empujar la 
bomba con toda tu fuerza hasta que saliera la cantidad que 
ibas a consumir en el día. 
Después, todos a desayunar al río, a dos cuadras de acá, con la caña
y el bote “En los últimos años, para los vecinos él era Oscar, no 
sabían que era un gran artista, jamás hizo alarde de eso”. 4

A partir de 1953 diseña proyectos y fachadas de casas para el Delta así como grandes espacios,  teatros, iglesias y pórticos. 

Crea nuevas formas llenas de alegría por medio del color, que contrastan con la vegetación, hace combinaciones del rojo, el verde, el azul, el amarillo así como el naranja que se repiten en los reflejos del agua. 


Diseña casas sobre pilotes con ventanales de formas geométricas y ojos de buey.


“Proyecto Fachada Delta” acuarela
proyecto fachada delta. 1954. 26 cm x 36 cm
Pinta triángulos, cuadrados, rombos y rectángulos, techos en declive, miradores, mástiles con banderas y banderines de color. Escaleras, pilotes, “Proyecto Fachada Delta" (1954), acuarela sobre papel, montada sobre cartón, 26 x 36 cm. Fundación Pan Klub.


"Todas las «escuelas» plásticas en buena fe son legítimas aunque parciales,
como los colores puros". Xul Solar

Hermanos espirituales
Expuesta en el Museo Xul Solar hay una placa donde se puede leer que Borges y Xul eran amigos íntimos y hermanos espirituales:




 “Caminaban juntos desde la casa de Xul a la casa de Borges y de la casa de 
Borges a la de Xul, platicando animadamente, hasta que anochecía,
 sin conciencia del tiempo”. 5

En septiembre de 1980 Borges recuerda en una conferencia dictada en la Fundación San Telmo:



“Xul era el hombre más capaz de amistad que he conocido. Creo que le debo 
quizás las mejores horas de mi vida, leyendo y discutiendo, 
y sobre todo, dejándome enseñar por él”.
“Pienso en primer término en mi padre. También, en personas famosas 
que conocí,…quiero nombrar…a Macedonio Fernández y quizás 
más que ningún otro a Alejandro Xul Solar.” 
“...Ahora siento que en este momento soy un navegante. 
Tengo que hablar de ese gran continente, de este vasto país con sus imperios, 
su historia y sus mitologías, su botánica y su zoología, todo eso fue Xul Solar, 
no sé si lo he alcanzado; creo que no, pero he percibido lo bastante para 
sentir ahora el vértigo de todo aquello infinito que vi en Xul, de lo cual 
me fue dado discernir algo. Muy poco, desde luego, pero lo bastante 
para saber que yo he estado frente a un hombre de genio”. 6

Tuvieron una relación estrecha, precisa  Teresa Tedín, portavoz de la Fundación Pan Klub-Museo Xul Solar:

“…mientras que el autor de El Aleph escribió los prólogos de prácticamente todas sus exposiciones, el pintor ilustró con viñetas varios de los cuentos de Borges”.


“….el sentido del humor de Xul, su amor de las bromas…el hecho de que fuera lo contrario de casi todos los argentinos, no era absolutamente convencional, en nada” J.L.Borges

Conferencia de Jorge Luis Borges




Realizada en 1975, sobre Xul Solar, en el Hotel Plaza de Buenos Aires,
con motivo de un aniversario de la muerte del pintor: 
7





1era parte. 
2nda parte
3era parte
4ta. Parte
5ta parte y final

Jacques Lassaigne comenta acerca de la amistad que unió a Xul con Borges:

“No hay nada que resulte más exaltante que descubrir en diferentes y a veces lejanos centros fuerzas que se conjugan, se apoyan, se prolongan; se establecen parentescos, se justifican y se consolidan tentativas; las victorias de cada 
uno se convierten en las de todos. Las distancias, el tiempo son vencidos.” 8

Evar Méndez, Guillermo Evar González Méndez (argentino 1885~1955) presentó a Xul  y a Leopoldo Marechal, éstos se vieron cotidianamente y crearon un itinerario  nocturno entre las casas de ambos. 9

En su novela  “Adán Buenosayres”, publicada en Agosto de 1948 Leopoldo Marechal crea varios personajes: para Xul al astrólogo Schultze, para Borges al criollista y gramático Luís Pereda, para Raúl Scalabrini Ortiz al moralista, polígrafo y boxeador Bernini, reservándose para si el nombre de Adán Buenosayres, 10

"Sus pinturas son documentos del mundo metafísico en que los dioses toman las formas de la imaginación que los sueña". J.L.Borges

Borges lo llamo “padre de utopías”
El universo de Xul se nutre de la invención y no del mero azar.

Xul refiriéndose al arte:

"Todas las «escuelas» plásticas en buena fe son legítimas aunque parciales,
como los colores puros".


Xul Solar y su obra El títere de la muerte
Xul Solar con su títere de la muerte

Xul de sí mismo:

"Soy campeón del mundo de un juego que nadie conoce todavía: el panajedrez; 
Soy maestro de una escritura que nadie lee todavía; 
Soy creador de una técnica, 
de una grafía musical, que permitirá que el estudio de piano sea posible 
en la tercera parte del tiempo que hoy lleva estudiarlo. 
Soy director de un teatro que todavía no funciona. 
Soy el creador de un idioma universal: la panlengua, sobre bases numéricas y astrológicas, que contribuirá a que los pueblos se conozcan mejor. 
Soy creador de doce técnicas pictóricas, algunas de índole surrealista y otras que llevan al lienzo el mundo sensorio, emocional que produce la escucha de una audición musical, 
Soy creador de una lengua para América Latina: el neocriollo con palabras, sílabas, raíces de las dos lenguas dominantes: el español y el portugués " 11

Pan Tree o árbol de la vida. 1954
36.5 cm x 64 cm.
acuarela, tinta y cartón
Xul se presenta:

“Alejandro Xul Solar, pintor escribidor y pocas cosas más. Duodecimal y 
catrólico (ca: cabalista, tro: astrólogo, li: liberal, co: cocoista o cooperador). Recreador -  no inventor- y campeón mundial de un panajedrez y otros serios juegos que nadie juega, padre de una pan lengua que quiere ser perfecta y que casi nadie habla y padrino de otra lengua vulgar sin vulgo; autor de grafías plastiútiles que casi nadie lee;  exégeta de doce (más una total) religiones y filosofías 
que casi nadie escucha. 
Esto que parece negativo deviene positivo con un adverbio: 
“aún” y un casi “creciente”. 12

Su amigo Jorge Luis Borges exalta su figura singular antes que su obra:

 "un hombre versado en todas las disciplinas, curioso de los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitología, panajedrecista y astrólogo, perfecto en la indulgente ironía y en la generosa amistad Xul Solar es uno de los
acontecimientos más singulares de nuestra época”. 13


Imagen relacionada
Proyecto Fachada para la ciudad. 64 cm x 60,9 cm 
El poeta Fernando Demaría, escribió en un ensayo “Xul Solar y Paul Klee” publicado en 1971 en la revista Lyra:

«No es fácil para el espíritu humano elevarse de la astrología a la 
astronomía, pero haríamos un error si olvidáramos que un auténtico 
astrólogo como Xul Solar está cerca de la fuente de las estrellas. 
El primitivismo de Xul Solar es anterior a la aparición de los dioses..14

Notas

1.- “! Oh! ¿Qué manos, qué llamadas, me llevarán al aire puro, al sol radioso y al satisfecho mediodía? ¡En esta lucha angustiosa me haré veterano; con mis manos, mis ojos y oídos ávidos, con mi ardiente e hirviente cerebro encontraré el camino; si no lo hay, si no hay país sin angustia para mí, todo yo, dentro de mis pensamientos, para mis hermanos, me haré un mundo!”.

Un castillo de troncos. 1953.  61,7 cm x 45 cm 
2.-”Xul Solar y la arquitectura para la felicidad” María Teresa Serralunga. (Revista Ojo que ves # 36, editada por la Escuela Provincial de Arte Prof. Juan Mantovani).


3.- Álvaro Abós. “Xul Solar. Pintor del misterio”. Bs. As. Editorial Sudamericana. 2004.


4.- Lucila Rolón para el diario Clarín publicado en “San Fernando nuestro.com.ar”  el 8 de octubre de 2017.

5.- 1928. Realizó seis viñetas para “El idioma de los Argentinos” de Borges, con una tirada de 500 ejemplares.

La nueva edición de “El idioma de los argentinos”

Grafía 1962. 33,8 cm 25,9 cm
6.- 1980. Borges en su conferencia en la Fundación San Telmo, 
"Pienso en primer término en mi padre. También, en personas famosas que conocí, sé que las conocí, como sé, por ejemplo, que estuve en Connecticut y en Valencia; pero hay tres de ellas que querría nombrar, que son el gran poeta judeo 
andaluz Rafael Cansinos Assens, Macedonio Fernández y, quizás más que ningún otro, Alejandro Xul Solar.

Ahora siento que en este momento soy un navegante. 

Tengo que hablar de ese gran continente, de este vasto país con sus imperios, su historia y sus mitologías, su botánica y su zoología, todo eso fué Xul Solar, no sé si lo he alcanzado; creo que no, pero he percibido lo bastante para sentir ahora el vértigo de todo aquello infinito que vi en Xul, de lo cual me fue dado discernir algo.
Muy poco, desde luego, pero lo bastante para saber que yo he estado frente a un hombre de genio”.


Casas en Alto. 1922. 61,7 cm x 45 cm 
7.- 1975. Primera parte de la conferencia pronunciada por Jorge Luis Borges sobre Xul Solar. (Editado por Pablo Stafforini el 26 de Octubre de 2010).

Tu y yo. 1923, 55,6 cm x 45 cm
8.- El crítico de arte francés Jacques Lassaigne comenta: “Afinidades, sensibilidades hermanas, algo así unió a Xul con Borges, amistad escrita en el horóscopo de ambos”.


9.- En la biblioteca de Xul (Pan-Klub, Bs. As.), se conserva un ejemplar de la revista Novalis' Werke, sin fecha (con firma autógrafa de Xul). A raíz de esa traducción Evar Mendez dirige una carta el 20 de enero al:
“Querido e ilustre Mago”, “Necesito tu presencia, primero para contemplarte, luego para pedirte que copiemos corrigiendo a tu sabor tu traducción de Novalis  que va en el N° del periódico que estoy armando, ya en prensa, y, finalmente, para pedirte que veas los cuatro clichés de tus obras que publicaré. Han salido de primer orden y creo no habrán de requerir corrección. Pero, si tú deseas hacerlas, ahí están a tu disposición”. Dos semanas mas tarde le pide: ¿No podrías hacerme unas cuantas viñetas, adornos, “cul de lampe”para el periódico"..

10.-  2013. Lectura en clave Pan-Astrológica del ADÁN BUENOSAYRES: Leopoldo Marechal, Xul Solar y la vanguardia Martinferrista. Tesis de Julia Cisneros 

11.- 1951 entrevista para la revista Mundo Argentino, Xul Solar dice de sí mismo.

Imagen relacionada
Las Cuatro. 1922. 60 cm x 28,10 cm
12.-  En 1957 se presenta de esta manera en la revista Mirador en el artículo “Autómatas de la historia chica”.

13.- julio 2006. Revista Quid. Año 1. Número 4. Junio. Pág. 7


14.- 1971. El poeta Fernando Demaría, lo escribió en su  ensayo “Xul Solar y Paul Klee” publicado en la revista argentina de cultura Lyra